Buscar
España Francia Italia Rumanía Escocia Suiza Bulgaria
Cataluña Andalucía Aragón Baleares Canarias Castilla-León C. Valenciana
Cataluña
Alt Camp
Alt Empordà
Alt Penedès
Alt Urgell
Anoia
Bages
Baix Empordà
Baix Camp
Baix Ebre
Ruta 1
Ruta 2
Ruta 3
Ruta 4
Baix Llobregat
Baix Penedès
Barcelonès
Berguedá
Cerdanya
Conca de Barberà
Garrigues
Garrotxa
Gironés
Maresme
Moianès
Montsià
Noguera
Osona
Pallars Jussà
Pallars Sobirà
Pla d`Urgell
Pla de l`Estany
Priorat
Ribera de Ebro
Ripollès
Segarra
Selva
Solsonès
Terra Alta
Urgell
Val d`Aran
Vallès Occidental
Vallès Oriental
Baix Ebre
BEB 004_El Perelló
Coll de la Mola. Les Calobres
El Perelló_Torre de Fullola_El Perelló
Mapes Comarcals de Catalunya. Baix Ebre. 1:50.000. Institut Cartogràfic de Catalunya (ICC).

Resumen
Distancia: 23 Km
Desnivel: 550 m
Tiempo: 2 H 15 min
Dificultad: fácil
Informacio
  Imprimir Itinerario
  Descargar track
  Centros de interés
  Álbum de fotos
Ruta de contacto:
BEB 003_L’Ampolla
Map
fullsize map

Profile
Profil

ITINERARIO
Un paisaje inmenso. Sierra de Calobres

Una ruta que sorprende poderosamente al viajero. Recorremos paisajes de olivos definidos por terrazas con muros de piedra seca, saboreando el aroma mediterráneo que desprenden los pinares, el palmito y la brisa marina que sube de la costa; descubrimos el antiguo poblado de La Fullola, con su esbelta torre, y quedamos literalmente golpeados por las extensas panorámicas de mar y montaña que se divisan desde la sierra de Calobres.

El Perelló es una localidad conocida por ser el mayor productor de miel de Cataluña, también porque fue una estación de la Vía Augusta de los romanos y por donde, tanto en la época ibérica como posteriormente en la época musulmana y la edad media, pasaba el camino de Barcelona a Valencia, sobre el que se ubicó el camino real y, más adelante, la carretera general.

Salimos del núcleo por el camino viejo de Tortosa, un camino cómodo y asfaltado que se abre paso rodeado de olivos por todas partes que prosperan lentamente pero con firmeza en espacios atados por bonitos muros de piedra seca. Olivos que se despliegan por todo el territorio por donde pedaleamos acariciando la brisa marina que sube desde la costa llenando la nariz de aromas mediterráneos.

Variamos el rumbo trepando por la pista que sube por el Barranc de Gilet, que nos permite pasar al valle interior del Barranc de la Tita, que remontamos. Ahora los olivos se mezclan con bosques de pino, matorral y palmito, que crece en abundancia.

Llegando al Pas de la Portella nos desviamos a la derecha pedaleando por la vertiente oriental de la colina de Coll de la Mola. Por el camino quedan vestigios de antiguos cultivos dedicados al olivo que la vegetación ha ido engullendo poco a poco. Llegamos al cruce de La Fullola, uno de los objetivos de la ruta. Desde este punto las buenas panorámicas del Delta del Ebro invitan a hacer una pausa para disfrutar del paisaje que se despliega a nuestros pies.

Perdemos altura hasta La Fullola, en completo abandono en la actualidad, formada por la torre de defensa, de altura considerable y punto más elevado del antiguo poblado, la capilla, próxima a la torre y formando con ella el núcleo central, y las viviendas, las peor conservadas, prácticamente cubiertas de vegetación. Sólo se ven sus cimientos y alguna pared de mampostería ordinaria.

Las abruptas paredes calizas de la sierra de Les Moles que cierran el valle de La Fullola, los olivares y los muros de piedra seca que escalonan el paisaje visten este solitario y desconocido paraje de una sublime belleza que nos absorbe completamente. Remontamos embelesados el valle hasta el collado de la Bassa de les Collades. Repentinamente, el paisaje nos golpea fuertemente. Pasamos de la tradición ancestral a la modernidad más absoluta, cambiamos las barracas de cada terraza que se aúna en los valles a los gigantescos molinos que han conquistado la cresta de la sierra de las Calobres para atrapar a los vientos que allí imperan.

Pero el impacto importante, lo que hace latir el corazón y humedece la mirada de satisfacción es el paisaje brutal que divisamos desde la cresta y que hasta ahora nos había sido negado. Disfrutamos de la poderosa Serra del Boix, de vertientes ariscas que se levantan más de 700 metros por encima del mar cercano. Divisamos la gran llanura deltaica falta de relieves, los pueblos asentados en la línea de costa que se extiende desde la Ampolla hasta la central nuclear de Vandellós y el bonito valle, enmarcado entre el Massís de Cardó y la Serra de Tivissa, que cae dócilmente hacia el cauce del Ebro. Un viajero conocedor del territorio también sabrá distinguir entre el sorprendente paisaje la esbelta silueta del Montsant en la lejanía.

Sobrevolamos la desprotegida cresta como si repentinamente tuviéramos alas y nos dejamos caer por fuertes pendientes para retomar la calma del valle y volver de nuevo a El Perelló.

Marzo de 2017

ALOJAMIENTOS / RESTAURANTES
http://www.elperelloturisme.com/

CARTOGRAFÍA
Mapes Comarcals de Catalunya. Baix Ebre. 1:50.000. Institut Cartogràfic de Catalunya (ICC).