Buscar
España Francia Italia Rumanía Escocia Suiza Bulgaria
Cataluña Andalucía Aragón Baleares Canarias Castilla-León C. Valenciana
Cataluña
Alt Camp
Alt Ampurdà
Alt Penedès
Alt Urgell
Anoia
Bages
Baix Empordà
Baix Camp
Baix Ebre
Baix Llobregat
Baix Penedès
Barcelonès
Berguedá
Cerdanya
Conca de Barberà
Garrigues
Garrotxa
Gironés
Maresme
Moianès
Montsià
Noguera
Osona
Pallars Jussà
Ruta 1
Ruta 2
Ruta 3
Ruta 4
Ruta 5
Ruta 6
Ruta 7
Ruta 8
Ruta 9
Ruta 10
Ruta 11
Ruta 12
Ruta 13
Ruta 14
Ruta 15
Ruta 16
Ruta 17
Ruta 18
Ruta 19
Ruta 20
Ruta 21
Ruta 22
Ruta 23
Ruta 24
Ruta 25
Ruta 26
Ruta 27
Pallars Sobirà
Pla d`Urgell
Pla de l`Estany
Priorat
Ribera de Ebro
Ripollès
Segarra
Selva
Solsonès
Terra Alta
Urgell
Val d`Aran
Vallès Occidental
Vallès Oriental
Pallars Jussà
PAJ 018_Pont de Montanyana
Montllobar
Pont de Montanyana_La Clua_La Torre d’Amargós_Castellnou de Montsec_El Meüll_Coll de Montllobar_Claramunt_Pont de Montanyana
Mapes Comarcals de Catalunya. Pallars Jussà. 1:50.000. Institut Cartogràfic de Catalunya (ICC).

Resumen
Distancia: 51 Km
Desnivel: 1240 m
Tiempo: 4 H 45 min
Dificultad: difícil
Informacio
  Imprimir Itinerario
  Descargar track
  Centros de interés
  Álbum de fotos
Ruta de contacto:
PAJ 010_Tremp
PAJ 019_Pont de Montanyana
PAJ 026_Pont de Montanyana
Map
fullsize map

Profile
Profil

ITINERARIO
Parajes aislados y pueblos abandonados

Un viaje por tierras fronterizas, áridas y yermas que atesoran pequeños pueblos prácticamente abandonados, antiguos vestigios de núcleos que crecieron alrededor de fortificaciones estratégicas para controlar la frontera natural entre los dominios feudales y sarracenos en torno a los siglos X y XI al norte de la sierra del Montsec.

El pueblo de Puente de Montañana, donde comienza la ruta, tiene una parte del vecindario que vive en Aragón y la otra en Cataluña, con casos singulares donde una misma casa tiene dos accesos, uno por cada provincia. Salimos del casco antiguo, en el margen izquierdo del rio Noguera Ribagorçana, por la carretera de Tremp y, después, continuamos por la de Sant Esteve de la Sarga. Más adelante tomamos la desviación que por un camino rural asfaltado lleva al núcleo de la Clua. Desde este punto podemos ver los restos de la Masía de Montrebei a la izquierda del Noguera Ribagorçana, en un lugar que niegan las aguas del pantano de Canelles cuando éste se llena. Esta gran masía pertenecía al antiguo pueblo desaparecido de Montrebei, del cual era el centro.

A medida que dejamos atrás el valle ganando altura cómodamente por la solitaria carretera, empieza a asomar el imponente y espectacular macizo del Turbón de silueta claramente reconocible desde el sur, ya que se parece a una gran y ancha torre de verticales paredes de hasta 500 metros de altura.

Ubicado en un pequeño plano al abrigo de la sierra de Alsamora encontramos el pequeño núcleo de la Clua cuya entrada está presidida por el edificio abandonado de las antiguas escuelas. Sorprende el lamentable estado de la interesante ermita románica de Santa María que, si no se toman medidas, sucumbirá a la vegetación que lo abraza mortalmente.

Desde la Clua divisamos en la cima de una colina el siguiente objetivo, la Torre de Amargós. El pequeño núcleo es un buen ejemplo de la arquitectura popular de estos lugares aislados, con casas de piedra seca y tejados de pesadas losas que confieren al núcleo una imagen que parece congelada en el tiempo y hace patente un pasado de extrema ruralidad. El aspecto de abandono es total, con casas, al igual que la iglesia, a punto de derrumbarse. Quedan, sin embargo, vestigios de la torre circular que da nombre al pueblo y una de las fortificaciones que servía por el control del territorio en tiempos de la reconquista.

La sierra del Montsec actuó como frontera natural entre los dominios feudales y sarracenos en torno a los siglos X y XI. Tanto la vertiente sur como la norte se llenó de fortificaciones: torres y castillos, situados en lugares estratégicos para el control de las vías de comunicación, de los recursos y de los pobladores. Desde cada una de estas fortificaciones se divisa, al menos, otra. De esta manera era posible comunicarse para evitar ataques sorpresa.

Obviamente desde la Torre de Amargós podemos divisar la siguiente fortificación, Castellnou de Montsec, lugar al que nos dirigimos. El núcleo está estratégicamente situado para controlar las entradas en el Pallars Jussà desde el sur. Su morfología, claramente apreciable in situ, es de pueblo cerrado, con el castillo-palacio en el lugar más elevado, y constituía uno de los emplazamientos fortificados de referencia en el dominio del paso por el Noguera Ribagorçana y, de rebote, por todo el sector occidental del Pallars Jussà. A poniente del pueblo todavía hay restos de las murallas que, en buena parte, reaprovecharon las casas. Hay dos hechos relevantes en el pueblo, uno es que en la Edad Media había una ceca (fábrica de monedas) que hacía moneda falsa y el otro, que aún existe la casa solariega de los barones de Castellnou de Montsec donde nació en 1718, Gaspar de Portolà, el conquistador de la provincia de California.

Las panorámicas que se divisan desde el pueblo, ubicado en la parte alta del barranco de la Clua, son espectaculares. Próximos tenemos los Montsec d'Ares y Estall con el boquete del congosto de Mont-rebei y en la lejanía, distinguimos las cimas principales del Pirineo central.

Desde Castellnou vemos El Meüll donde nos dirigimos por caminos a veces desdibujados. El pueblo está oficialmente abandonado, aunque hay rastros de actividades ganaderas. Desde su ubicación privilegiada disfrutamos de toda la cuenca de Tremp con las abruptas cordilleras que la cierran.

Por la pista de acceso al núcleo conectamos con la carretera que une Tremp con Puente de Montañana y que seguimos para subir el paso de Montllobar. Pasado el collado, tomamos la pista rural de Claramunt que vemos repentinamente encaramado sobre un cerro elevado con el trasfondo de las cimas del Pirineo. Una bonita imagen de postal.

Aunque la ruta no pasa obligadamente por el pueblo, la atracción es tan fuerte que invita a subir para pasearse por sus callejuelas con las casas medio derruidas. En el pueblo aún vive en Tonet Gasset que se resiste a abandonarlo. También vive en otra casa una recién llegada que, según nos cuenta, busca en el aislamiento y la lectura su particular visión de cómo vivir la vida.

El descenso hacia el punto de salida la hacemos por una pista pedregosa que recorre el agreste y yermo valle del Barranc del Pont. En el camino pasamos por antiguas casas solariegas, cuya arquitectura nos muestran un pasado más generoso que el que presentan en la actualidad. Conectamos con una pista que sale de nuevo a la carretera y que nos baja rápidamente a Puente de Montayana.

Marzo de 2016.

CENTROS DE INTERÉS
Santa María de la Clua. Torre de Amargós. Castillo de Claramunt.

RESTAURANTES / ALOJAMIENTOS
http://www.hostalcondes.com/